Mejoras en el consumo energético para agua caliente

Una de las formas más extendidas de aprovechamiento de la energía solar consiste en la producción de agua caliente utilizando captadores solares y más concretamente la producción de agua caliente a baja temperatura, como el agua caliente sanitaria.

El aprovechamiento de la energía solar para la producción de agua caliente sanitaria es especialmente interesante en el sector hotelero, debido a los elevados consumos que se suelen presentar, a la homogeneidad que presenta este consumo a lo largo del año, y al nivel de temperatura de consumo, que al no ser muy elevado hace que los colectores solares trabajen con unos rendimientos elevados. Por todo ello, esta es la aplicación de la energía solar térmica con menor riesgo para la inversión, y con un menor plazo de amortización.

Además, según la sección HE4 del nuevo Código Técnico de la Edificación, los edificios de nueva construcción y rehabilitados, independientemente de su uso, siempre que exista una demanda de ACS, deberán cumplir con una contribución solar mínima anual, siendo ésta la fracción entre los valores anuales de la energía solar aportada exigida y la demanda energética anual. Existen casos en los que está permitido disminuir la contribución mínima.

Por otra parte, la energía solar se puede aprovechar también para la producción de agua caliente para calefacción, aunque en este caso existe una limitación en cuanto a la temperatura. En los colectores solares planos el rendimiento disminuye mucho al aumentar la temperatura del agua caliente, no siendo adecuados para temperaturas superiores a 60 º C, por lo que no se puede utilizar esta tecnología para una instalación de calefacción con radiadores, los cuales requieren unas temperaturas de 80-90 ºC. En estos casos, habría que recurrir a los colectores de vacío, que sí que tienen buenos rendimientos a estas temperaturas, pero en cambio requieren de inversiones más elevadas que con los colectores planos. Sí que es muy interesante en cambio, la utilización de la energía solar en aquellas instalaciones de calefacción que funcionen con fancoils o las de suelo radiante. En estos casos, las temperaturas del agua caliente también son bajas y se pueden utilizar los colectores planos.

Otra aplicación interesante de la energía solar en los hoteles es la climatización de piscinas, siendo en este caso la inversión muy inferior a la de producción de ACS, dado que el agua a utilizar requiere una temperatura inferior.

Además de realizar las mejoras anteriores, existen otras posibilidades para disminuir el consumo de ACS.

La grifería monomando suele tener el inconveniente de emplear una mezcla al 50% de agua fría y caliente cuando la maneta del grifo está en posición central. Cuando únicamente se necesita agua fría, los usuarios tienden a poner la maneta en esta posición.

La medida de ahorro consiste en la sustitución del clásico cartucho cerámico por otro ecológico de apertura en frío que permite que en la posición central únicamente se obtenga agua fría, obligando a girar a un lado el mando para obtenerla caliente, en dos etapas.

Enlaces relacionados.